User Login Registrarse Recuperar Contraseña
Email Username

“Juan Bautista Vásquez” El Patrono

patrono

Juan Bautista Vásquez, nació en Chuquipata, hoy parroquia “Javier Loyola”, al pie del Cojitambo, en la hacienda: “Las Lajas de Chuquipata”, recibió las aguas bautismales el 21 de junio de 1821, al día siguiente de su nacimiento; el Sacramento fue administrado por el Maestro Francisco Javier Loyola, cura párroco de esa jurisdicción, Prócer de la Independencia y una de las personas más destacadas de la época.

Los padres de Juan Bautista fueron: Joaquín Vázquez y Francisca Herdoiza. Por su nacimiento y por muchas de sus actuaciones estuvo íntimamente ligado a la provincia del Cañar. Su existencia, más que larga, fue fructífera; la repetición de un accidente cerebro vascular le ocacionò la muerte en mayo de 1899, a los 78 años de edad, en la Ciudad de Cuenca, en la casa de su amigo Don Luis Pauta Rodríguez, en la llamada “Posada Pauta”, hoy Hotel “Inca Real”.

El doctor Vázquez, fue un ejemplo de superación, como Luis Cordero, como José Peralta y otros privilegiados ciudadanos cañaris, que desde el campo, desde hogares sencillos y obres, escalaron hasta las más altas cumbres en virtud de su talento, de su estudio, de su perseverancia; de vencer diariamente dificultades y de salvar obstáculos. Prematuramente huérfano, con su madre y sus siete hermanos se trasladó a Cuenca a la zona del Otorongo, contiguo al Colegio de los Sagrados Corazones; recibió las primeras letras de su tío el Presbitero José Felix Herdoiza e ingresó en la Escuela de San Sebastián, dedicada a la enseñanza de los niños pobres, en ella comenzó a destacarse entre sus compañeros, por su talento, dedicación y por las excelencias de su corazón.

A los quince años ingresó en el Colegio Seminario “Ignacio de Loyola”, en donde estudio leyes, gracias a la ayuda y protección de su maestro el Dr. José Antonio Rodríguez Parra; en este establecimiento, en 1844, obtuvo el título, de abogado, con las más altas calificaciones; tres años más tarde, en 1847se incorporó a la Corte Suprema de Justicia como Abogado de la Republica e inició su vida política, profesional y de servicio a la región y a la Patria. Dominó el latín, el francés y el quichua, idiomas que le sirvieron para alcanzar una gran ilustración y una singular erudición como jurista, maestro de juventud, paralelamente y político.

Juan Bautista Vázquez, en su época, en el que se destacaron tantas personas ilustre, sobre salió como notable jurista y se constituyó, como dice Carlos Aguilar Vázquez, en la “encarnación de la justicia, no en el sentido de esa virtud burguesa consistente en dar a cada uno lo que le pertenece, como si no hacerlo fuera compatible con la honradez, sino como armonía de virtudes, excelencia de bondad a la vez, equilibrio de corazón y de espíritu.

Apenas graduado comenzó a ejercer su profesión, con marcado éxito, no en el aspecto económico, porque siempre cobró honorarios justos, pero solamente a aquellos que podían pagarle, la mayor parte de veces, su intervención fue gratuita, especialmente en la defensa de los pobres, de los indios y de quienes no tenían las posibilidades de sufragar cuanto costaba el esclarecimiento de la verdad y el triunfo del derecho, pues como el mismo diría después, según nos recuerda Rodolfo Pérez Pimenta: “Jamás he cobrado derecho alguna en consulta como abogado, pues tengo para mí y muy en cuenta, que dar un consejo al que lo ha menester, es obra de misericordia y uno de los medios por los que se puede evitar litigios y tantas injusticias”.

Su carrera jurídica fue muy amplia, como: Protector de Indígenas en el cantón Azogues (1847); Abogado del Colegio mixto (1849): Juez Letrado de Hacienda del Azuay (1856); Defensor de las obras Pías en el cantón Cuenca (1864); Ministro Juez de las Cortes de Riobamba (1869) y Ministro Juez de la Corte de Guayaquil (1871), funciones en la que dejó el ejemplo de su sapiencia, de su equidad y de su justicia.

Su vida política inició como Secretario de la Gobernación del Azuay en 1850, al frente de estas funciones estaba el destacado ciudadano Dr. Ramón Borrero Cortazar; dos años más tarde en 1844 luego del Golpe de Estado de Urbina, cuando el doctor Juan Cueva Vallejo, otro ilustre ciudadano azuayo, ejercía las funciones de Presidente de la Asamblea Constituyente, fue designado Representante por Azuay, destacándose por sus excepcionales cualidades parlamentarias como orador de rápida concepción  y de palabra elocuente y precisa. Nuevamente fue elegido por el Azuay en los años 1855 y en 1866 y Senador por esta provincia en 1884.

En 1861, en la época Garciana, fue designado Jefe Político del Cantón Cuenca, las funciones de Gobernador del Azuay, las ejercía Don Carlos Ordoñez Laso; En 1886 fue elegido Concejal Municipal y Consejero Provincial; Nuevamente Jefe Político del Cantón Cuenca en 1968, destacándose por su honorabilidad y probidad.

Si el doctor Vázquez se distinguió como: jurista notable, insigne orador, adelantado en la defensa de los pobres, el aporte más importante que dio a su Patria fue el de maestro de Juventudes, no en el sentido figurado, sino en el verdadero concepto de mecenas, de patrocinador, de protector y orientador de la juventud. Aún estudiante, fue profesor de sus compañeros, al sustituir a su maestro el doctor Rodríguez Parra; luego ocupó la Secretaria de la Subdirección de Estudios del Azuay (1848), la Cátedra de Derecho Civil en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Cuenca y la rectora de esta acreditada institución.

Dos prestigiosos establecimientos educacionales, los primeros del Azuay y de la Región: el Colegio Nacional “Benigno Malo” y la Universidad Estatal de Cuenca, deben mucho a la dedicación, a las iniciativas y a la acción de este ilustre ciudadano.

En 1864 creó el Colegio Nacional que hoy lleva el nombre de “Benigno Malo”. Como rector de este establecimiento; para abrir sus puertas a la juventud azuaya, restauró el viejo edifico que dejó la Comunidad de Jesuitas, trabajando personalmente e invirtiendo sus propios recursos. El doctor Vázquez, estableció frente a este establecimiento hasta 1869, año en el que entregó la administración a la Comunidad de Padres Jesuitas, período en el que estuvo de Rector el Padre Miguel Franco S.J., y desde 1876: Mariano Cueva, Joaquín Malo, Miguel León y toda una pléyade de valores de las letras, de las ciencias, de la política y de la religión.

Especialmente fue la Universidad Estatal de Cuenca la que se benefició con su presencia en el Rectorado (1888-1891), y a través de ella toda la juventud que se educó en sus aulas. Recordemos que durante su Mandato, inicialmente en la Corporación Universitaria (1867) y luego en la Universidad de Cuenca (1890), fundó la facultad de Ingeniería, a la que trajo contratado, desde París, al ingeniero Cristobal Thill. En el mismo año se creó la Facultad de Ciencias, que contó con los profesores franceses: Augusto Reimbach, para la enseñanza de Botánica y Zoología y Carlos Rimbach, para las cátedras de Mineralogía, Geología Agrícola y Química. Obra suya fue la fundación de la Escuela de Pintura para la que contrató los servicios del artista español Tomás Povedano y para Litografía, al experto en esta rama artística, el señor N. Kerner.

Durante su Rectorado se dictó un nuevo estatuto universitario y el reglamento para el funcionamiento de la Biblioteca Pública, fundada por él en 1882, de acuerdo a la ley dictada para este objeto en 1878; a él se debe la organización de los recursos literarios entre los alumnos, durante las festividades universitarias y la adquisición de una imprenta para iniciar para iniciar la publicación de la “Revista Científica y Literaria de la Corporación Universitaria”, la que, según el doctor Víctor Lloret Mosquera, con cambios de nombres y algunas interrupciones, perdura hasta estos días, con el título de “Anales”.

No podemos dejar de mencionar que, cuando se hubo separado del Rectorado de nuestra Primera Casa de Estudios, cuando Presidente del Municipio Cuencano, se preocupó de difundir la Industria de Sombreros de Paja Toquilla, creando profesoras para que enseñen a la población azuaya esta actividad casera, que tanto contribuyó al mantenimiento económico y al progreso de las provincias de Azuay y Cañar; su fe en la educación, como medio de superación le llevó a crear 29 escuelas rurales y a nombrar a una profesora  de Obstetrería Municipal.

El doctor Vázquez no dejo descendencia, tampoco dejó obra escrita, pues como menciona su sobrino y biógrafo el doctor Honorato Vázquez: “no era de paciencia para escribir libros, sus obras intelectuales constan en numerosos escritos jurídicos, que quien los estudia, no deja de aplaudirlos”.

La memoria de Juan Bautista Vázquez, se conserva en las numerosas biografías escritas, por distinguidas personalidades e intelectuales sobre la vida y la obra de este ilustre ciudadano; su nombres permanece en una de las calles de la ciudad de Cuenca y en la Biblioteca de la Universidad Estatal; su imagen está en el Monumento en mármol y bronce en el 1942, la Asociación Estudiantil Universitaria del Azuay, levantó en la plazoleta de Santo Domingo, que en ese entonces llevaba el nombre de “Juan Bautista Vázquez” y que, más tarde, con autorización Municipal, el Consejo Universitario trasladó a la Ciudadela frente a la Biblioteca que lleva su nombre, su efigie también está presente entre las oleografías de los Rectores del Colegio “Benigno Malo”; en el retrato al óleo, ejecutado por Povedano y que se halla en la galería de Rectores de la Universidad Estatal de Cuenca y en la oleografía del artista Luis Pablo Alvarado y que en 1966 fue entregada por el doctor Carlos Aguilar Vázquez, al colegio “Juan Bautista Vázquez” de la ciudad de Azogues. 

Dios guarde a US, H. José Antonio Quevedo.

 

Publicaciones

ANTORCHA DEL SABER
El Colegio "Juan Bautista Vásquez'', ubicado en uno de los sectores más hermosos de la ciudad de Azogues es el foco que irradia cultura en la ...
Read more
ECOS DE UN ...
Escrito por: Dr. Bolívar Cabrera B En la presidencia del Doctor Luis Cordero Crespo, siendo ministro de instrucción pública, el doctor ...
Read more
FUNDACIÓN DEL ...
Decreto de fundación El congreso de la República  del Ecuador. DECRETA: Art. 1.- Establécese en la Capital de la Provincia del ...
Read more
JUAN BAUTISTA ...
En el año 1886 el Padre Julio María Matovelle, desempeñaba las funciones de Senador de la Republica y al mismo tiempo aprovecho de las ...
Read more
“Juan Bautista ...
Juan Bautista Vásquez, nació en Chuquipata, hoy parroquia “Javier Loyola”, al pie del Cojitambo, en la hacienda: “Las Lajas de ...
Read more
Prev Next

IMAGEN DEL DÍA

Formación Complementaria

capacitacion

Entrega de Certificados por haber aprobado el MOOC de Razonamiento Abstracto

EX-RECTORES

Maqueta para el monumento

Asociación Estudiantil Universitaria del Azuay

jbv prototipo

Amarillo y Rojo, los colores de nuestra Unidad Educativa

Juan Bautista - El Grande